Roberto «Beto» Bregante: «debe haber más respeto por los marineros»

Corría el año 2004 cuando el buque pesquero “Jesús del Camino” partió hacia su último viaje, aquella salida sería la última y sus tripulantes pensando en realizar la mejor pesca de todas se hicieron a la mar dejando en tierra sus afectos. No sabían al zarpar que la eternidad sería su próximo puerto. De los 7 marineros sobrevivió a aquella tragedia Roberto “Beto” Bregante quién en aquellos años era un joven que pretendía como tantos realizar su experiencia, trabajar y ganar el sustento para poder pensar en un futuro.

La síntesis puede ser más dolorosa pero lo cierto es que el barco zozobró producto del mal clima reinante aquel 13 de abril y las fauces marinas se lo llevaron quizá a ese inframundo desconocido. Nuestro entrevistado pudo sobrevivir merced a su pericia y coraje, soporto bajas temperaturas, estuvo a la deriva, hasta que pudo ser hallado a la altura de la península de Valdez.

A 15 años de aquella fatídica experiencia “Beto” Bregante relata que queda en el un recuerdo duro y también difícil, no debe ser para nada sencillo retrotraer la mente a esos momentos, con calma cuenta “ tengo dos hermanos que actualmente trabajan como marineros por lo que seguimos cerca de la actividad en mi familia, en lo personal estoy bien, pero ha quedado en mi un recuerdo muy feo…”

Cuando comenzó a navegar tenía 19 años y aunque su experiencia como marinero no fue prolongada había abrazado este oficio porque era su trabajo y lo hacia lo mejor que podía. Es necesario pensar sobre todo cuando suceden este tipo de imprevistos si la preparación que se da en tierra o en las distintas capacitaciones por parte de la Prefectura Naval Argentina puede ser aplicada cuando es necesario tomar decisiones que pueden ser vitales, es aquí donde expresa “pienso que la Prefectura hace un buen trabajo instruyendo y enseñando, uno sabe que se debe actuar de determinada forma pero no es mismo cuando ocurre, tampoco es igual una situación de hundimiento de un barco en un lapso de 10 minutos que en un barco que tarda mucho más tiempo”

“La mano de Dios”

Es duro su relato sobre todo cuando dice: “no tuvimos tiempo de reaccionar o pensar por eso digo lo mismo que dice mi madre fue la mano de Dios la que me ayudo a sobrevivir…”

Una pausa angustiante en la redacción

Ir hacia ese momento al que no pretendemos hacer regresar al entrevistado nos sitúa en un mar implacable quizá en una embarcación que fue en búsqueda de la mejor pesca y que tal vez no contaba con las condiciones de seguridad requeridas o si, pero lo cierto es que por impericia o por el clima 6 vidas se perdieron y esta tragedia pasó a formar parte de esa lista de hundimientos que nadie quiere recordar o que no sirven como estandarte para las campañas políticas. Situaciones que suceden de las que todos tienen conocimiento pero que pocos juegan con esa táctica tan mencionada llamada “aplicación de la ley” …

También somos nosotros…

Aun en su recuerdo quizá más triste “Beto” reconoce que en la actualidad se han logrado mejores condiciones laborales como así que se han exigido mayores medidas de seguridad, pero con total sinceridad cuenta: “muchas veces somos nosotros los culpables, por realizar las tareas que debemos hacer y cómo es ropa muy pesada muchas veces nos liberamos de algunas cosas para sentirnos más cómodos”

La solidaridad

Como sigue la vida de una persona que ha tenido que pasar por lo que paso este marinero sanantoniense, una vez que la noticia deja de ser noticia, cuando se alejan los micrófonos, las cámaras o cuando los diarios más importantes quizá interesados por esta historia continúan su tarea abocados a otros sucesos, quienes son los que se acercan o se quedan cerca, aquí deja en claro que la actual conducción del Sindicato de Obreros Marítimos Unidos no se olvidó de alguien que formo y formará parte de sus filas aunque no en la acción por estos tiempos “a mí me han dado una mano muy grande los muchachos del SOMU, la empresa ya no existe y la ART no se hace cargo de nada”

“Cuando sucedió el accidente a los pocos días me hicieron una nota mi idea era seguir navegando, en mi caso no pude hacerlo porque tenía muchas pesadillas y la verdad no me sentía cómodo volviendo al agua y pensé que lo mejor era no seguir”. Entonces “Beto” tuvo que continuar viviendo su vida, buscando la posibilidad de salir adelante porque la economía no espera “empecé a hacer changas y tuve la suerte de conocer a un hombre que era gasista y me dio la oportunidad de ayudarle por lo que actualmente trabajo haciendo trabajos de gas y también de instalaciones de agua”

“Quiero agradecerle por todo a mi familia, ellos han sufrido mucho con lo que me paso, también a mi mama que desde que me paso esto no la paso nada bien y sufre cuando mis dos hermanos se van a navegar” “no voy a dar nombres, pero también hubo varios marineros que fueron solidarios conmigo”

Cuando la charla se acerca a su final el entrevistado destaca que luego de aquella tragedia hubo cosas que se cumplieron y otras no pero marca algo que suena de otra manera “es necesario que tengan más respeto por los marineros, mucha gente piensa que los marineros salen a pescar por el simple hecho de ganar dinero nada más y no es así, salen a arriesgar su vida muchas veces, hay barcos en muy malas condiciones y a veces no se piensa en que estos accidentes pueden hasta que finalmente pasan”

Roberto «Beto» Bregante a lo debe hacer tenido sueños, esperanzas en un porvenir mejor siempre hermanado con una profesión que no le devolvió su sacrificio y su ganas sino que mas bien casi le arrebata la vida. Hoy después de varios años no pide mas que consideración para aquellos que trabajan en esta actividad, algo que a veces en el mundo actual en el que vivimos parece como que no existiera…

1 comentario sobre “Roberto «Beto» Bregante: «debe haber más respeto por los marineros»

  1. Pingback:Roberto "Beto" Bregante: "debe haber más respeto por los marineros" - Nación Escriba

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *