Pesca ilegal en el Mar Argentino: cómo enfrentan desde la Armada, la Prefectura Naval y el Gobierno las maniobras predatorias en el Atlántico Sur

En circunstancias en las que resultan cada día más frecuentes los planteos de organizaciones ambientalistas y sociales en torno a la supuesta depredación de la riqueza ictícola en el Atlántico Sur, se acrecienta en la sociedad argentina la idea de que los mares sujetos a control por parte de las autoridades están abandonados.

Días atrás, la Asociación Civil Observatorio del Derecho a la Ciudad recurrió a la Corte Suprema de la Nación con el objetivo de que “se ordene al Estado Nacional realizar acciones a fin de obtener el cese del gravísimo daño ambiental que genera la actividad ilegal en la Plataforma Continental”. Algo que en principio estaría fuera del alcance de cualquier tribunal nacional según sostienen la mayoría de los organismos del Estado consultados por este medio.

La mayor parte de las organizaciones reclamantes suelen confundir los diferentes ámbitos de incumbencia de las autoridades provinciales y nacionales en materia de regulación y control, como así también las diferentes legislaciones aplicables. Así por ejemplo la pesca costera (hasta las 12 millas) es responsabilidad de la provincia ribereña; la que se realiza entre las 12 y las 200 es resorte de la autoridad nacional en la materia y la que procede a partir de las 200 millas está tipificada en la Convención Internacional sobre Derecho del Mar.

En este contexto, por primera vez en forma concurrente y para un mismo medio, representantes de los únicos tres organismos del Estado Nacional con responsabilidad primaria sobre la pesca en altamar explicaron ante Infobae cómo enfrenta el Estado argentino la amenaza de la depredación de los recursos marítimos. Se trata del Director de Operaciones de la Prefectura Naval Argentina, prefecto general Miguel Ángel Reyes; el Director General de Organización y Doctrina de la Armada, Contraalmirante Julio Sanguinetti; y el Subsecretario de Pesca y Acuicultura de la Nación, Carlos Liberman.

Seguramente la mayoría de los transeúntes que se desplazan por la esquina de Avenida Madero y Juan D Perón (CABA) desconocen que en el tercer piso del “Edificio Guardacostas” emplazado en esa esquina, un grupo de mujeres y hombres de la Prefectura Naval Argentina monitorean palmo a palmo y en tiempo real lo que sucede en las zonas de pesca más calientes del Atlántico Sur.

El prefecto general Reyes es el máximo responsable de las operaciones de la fuerza. Entre sus múltiples tareas se destaca el control de la actividad pesquera realizada por propios y extraños. Brinda a Infobae una detallada explicación sobre los pormenores del despliegue de hombres y medios que realiza la institución, el fin que persiguen y por sobre todo el recientemente implementado convenio de complementariedad operativa que -por un acuerdo interministerial- se viene realizando desde hace un año con la Armada Argentina.

“Para entender la problemática del control pesquero hay que tener en cuenta que nos regimos por un convenio internacional, con jerarquía constitucional, tradicionalmente conocido como CONVEMAR. Entre otras cosas determina los distintos derechos que los estados ribereños tienen sobre su mar -explica Reyes-. Se establece que las primeras 12 millas contadas desde la llamadas líneas de base constituyen el mar territorial, las 12 millas siguientes se denominan zona contigua y las primeras 200 millas desde las líneas de base (o de más bajas mareas) son la llamada Zona Económica Exclusiva. Esta es la zona objeto de nuestro interés y dentro de ella toda actividad extractiva de fauna, flora y minerales debe realizarse exclusivamente con permiso expreso de las autoridades nacionales”.

NOTA COMPLETA EN: https://www.infobae.com/politica/2021/04/20/pesca-ilegal-en-el-mar-argentino-como-enfrentan-desde-la-armada-la-prefectura-naval-y-el-gobierno-las-maniobras-predatorias-en-el-atlantico-sur/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *